Votacin del Cdigo Forestal marcada para marzo debe atrasar a causa de nuevas discusiones


17/02/2011 - Reforma del Cdigo Forestal se arrastra en el Congreso desde 1999; sectores ambientalistas y ruralistas no llegan a acuerdo sobre cambios.

La polmica reforma del Cdigo Forestal gan nuevos captulos en el comienzo de este ao, lo que debe atrasar an ms su votacin en el Congreso Nacional.

Pieza-llave de la legislacin ambiental brasilea, el Cdigo Forestal disciplina el uso del suelo en el pas, pero es considerado ultrapasado tanto por ambientalistas cuanto por productores rurales.

Mientras unos argumentan que el cdigo, instituido en 1965, no protege adecuadamente las florestas ni es preparado para cuestiones ambientales contemporneas, otros dicen que la legislacin es proibitiva y perjudica la produccin alimentcia.

La falta de consenso entre los polos directamente envueltos explica por qu la reforma del Cdigo Forestal se arrastra hace 12 aos en la Cmara y parece no tener plazo para terminar.

La reforma fue originalmente propuesta en octubre de 1999 por el ex-diputado federal Srgio Carvalho, muerto en 2003. El proyecto, cozinhado en banho-maria durante diez aos, pas a tramitar en rgimen de prioridad a finales de 2009, pero ni eso garantiz la aprobacin en plenario.

Impasse
La versin del diputado Aldo Rebelo, relator en la comisin especial creada para cuidar del tema en 2009, disgust especialmente la ambientalistas.

"La propuesta empeora mucho la situacin ambiental", afirma Sandra Cureau, subprocuradora-general de la Repblica. Antonio Carlos de Macedo, de la Sociedad Rural Brasilea, rebate: "Si el proyecto sea aprobado, podremos abandonar el Frankenstein que es el actual cdigo y discutir el futuro de la ocupacin del suelo".

Rodrigo Carvalho de A. Lima, del Instituto de Estudios del Comercio y Negociaciones Internacionales, pondera que "el substitutivo tiene elementos importantes, pero tal vez sean necesarios ajustes".
"La reforma no puede perder la oportunidad de crear un mercado moderno de compensacin que traiga la recomposio y la proteccin de reas ambientales en el pas, manteniendo regiones produtivas importantes", dice Lima.

Para intentar resolver el impase, el gobierno prepara una versin alternativa de reforma del Cdigo Forestal. En la prctica, eso debe atrasar la votacin de la propuesta de Aldo, que estaba marcada para ocurrir en marzo.

Adems de eso, representantes de la comunidad cientfica finalizan un estudio que pretende ofrecer embasamento de la ciencia para muchas de las cuestiones tcnicas abordadas por el Cdigo Forestal, lo que posiblemente va a reabrir las discusiones.

Las lluvias del comienzo del ao tambin aadieron nueva dificultad al imbrglio. Lo estropeo en la regin serrana de Ro de Janeiro acirrou el debate sobre los efectos que los cambios podrn tener en zonas urbanas.

Ciudades
Conforme reportaje de la Folha mostr (16/1), algunos de los cambios propuestos en el substitutivo de Aldo afectan las ciudades, ampliando riesgo de desastres.

El proyecto elimina la proteccin asegurada por la legislacin en vigor a topes de morros, lo que liberara la ocupacin de esas reas, hoy hecha de manera irregular. Adems de eso, el proyecto reduce por la mitad la franja de proteccin a la mrgenes de ros pequeos, aumentando el riesgo de inundaciones.

Aldo Rebelo afirma que "el espritu del proyecto fue no tocar en la cuestin urbana, manteniendo inalterada la legislacin especfica de las ciudades. La preocupacin fue regularizar pequeos productores", dice.

Sin embargo, para Ana Maria Nusdeo, profesora de derecho ambiental de la USP, no es bien as: "Es verdad que las leyes especficas no fueron alteradas, pero las modificaciones en las APPs tienen implicaes directas en las ciudades".

Es que topes de colinas y mrgenes de ros son consideradas APPs (reas de preservao permanente), y, segn el proyecto de Aldo, sus definiciones se aplican la zonas rurales y urbanas.

De acuerdo con la procuradora Sandra Cureau, la propuesta de Aldo an peca por un tercer motivo relacionado a la ciudades. "El proyecto pierde la oportunidad de dar uno basta a la ocupacin en reas de encostas. En vez de eso, acoge la legislacin que hoy permite la regularizao de esas situaciones", dice.

Objetivamente, Aldo mantuvo la proteccin garantizada la encostas, pero especialistas cuestionan la vulnerabilidade de ellas sin la preservao del tope de colina.

El proyecto alternativo que el gobierno prepara retoma la proteccin a topes de colina, montes, montaas y serras, desde que con altura mnima de 100 metros e inclinacin media mayor que 25.

Fuente: Folha de S. Paulo, 13/02/2011.
3424 *Barbara Pettres.JPG




Voltar para o site

..